EL ARTICULO DEL MES

Autor desconocido

 

EL LLANTO EN EL NIÑO (LACTANTE)

¿Qué es el llanto en el niño? 

Es el único medio de comunicación que el niño tiene en los primeros meses de vida, antes de aprender a usar la mímica y las palabras.

El ser humano es por naturaleza muy desvalido al nacer y durante bastante tiempo, teniendo que pedir que todo se lo hagan : el alimento, el aseo, el abrigo o el desabrigo, los cambios de posición, las caricias, la compañía, etc.; Por lo tanto puede ("tiene permiso"), debe, o se espera que llore especialmente durante el primer año de vida.

Clasificación del llanto: 

•  Llanto fisiológico

•  Llanto primario

•  Llanto secundario

Llanto fisiológico:

Es el "lenguaje peticionario" por el cual el niño expresa que necesita algo (alimento, aseo, abrigo, compañía, caricias, etc.), que será normal en duración e intensidad, si la petición es entendida y atendida por la madre bien instruida, pero que se convertirá en anormal, o sea excesivo, si la petición no es resuelta pronto y adecuadamente.

Los padres de un niño deben estar instruidos acerca del llanto fisiológico o peticionario y las maneras de distinguirlo del sufrimiento o enfermedad. El pediatra es el referente para educar acerca de este tema. Así por ejemplo, el llanto de hambre es tan intenso que simula dolor, pero la diferenciación es muy sencilla: El niño sano con hambre succiona vigorosa y prolongadamente y se calma. En cambio el que tiene un dolor intenso, rechaza el alimento que se le ofrece y sigue llorando. Si da unas chupaditas y se duerme, pero al ponerlo en la cuna reanuda el llanto, seguro que no es hambre ni dolor sino otra necesidad también fisiológica: hambre de afecto en forma de contacto de piel y estimulo verbal, que cesan al ponerlo en la cuna y por eso vuelve a llorar. Un recurso razonable y a la manera de ensayo y error es, en lugar de insistir con alimento, tomarle la mano, hablarle e incluso alzarlo. Si a pesar de alzarlo sigue llorando, la madre debe seguir pensando en otras posibles causas y explorarlas: una prenda apretada, un botón en la espalda, exceso o falta de abrigo, una cadenita al cuello, algo que pica y no poder rascarse....;etc. En general todo de diagnostico fácil; basta pensar y verificar.

Llanto excesivo primario:

"Es aquel niño, por demás saludable y bien alimentado, que tiene paroxismos de llanto que duran un total de más de tres horas al día, que se presentan en más de tres días a la semana", sin que se encuentre causa. Este involucra desde el llanto de tipo temperamental (no necesariamente patológico ni atribuible a un autentico dolor), hasta el clásico "cólico infantil"

El tradicionalmente llamado cólico infantil tiene sus características propias:: es un conjunto de signos y síntomas, caracterizado por paroxismos de llanto excesivo acompañado de gran actividad motora y patrones alterados del sueño y la comida. Durante un paroxismo el niño comienza súbitamente a llorar intensamente y a gritos, que no deja duda que se trata de dolor. Simultáneamente el niño aprieta las manos, flexiona los antebrazos y los muslos; esto ultimo sumado a cierto grado de distensión abdominal, así como a la circunstancia de que con frecuencia el episodio cesa con la expulsión de gases con o sin heces, es lo que tradicionalmente ha hecho localizar su dolor en el colon, de donde surge su denominación de "cólico". El episodio dura alrededor de una hora pero puede prolongarse en forma desesperante. Algo muy típico y que permite distinguirlo de otros llantos paroxísticos es que casi invariablemente se presenta al final de la tarde y comienzo de la noche. Comienzan a aparecer a la segunda o tercera semana de vida en los nacidos a termino y más tarde en los prematuros. Terminan con frecuencia abruptamente los tres meses.

Llanto excesivo secundario:

Se trata del llanto al cual se le encuentra la causa. No puede dejarse de mencionar el llanto agudo que se presenta en un niño habitualmente tranquilo y al cual es obligatorio buscarle pronto la causa (hernia incarcerada, hernia epigástrica, otitis media, invaginación intestinal, accidentes como medias muy apretadas, botón que lastima, etc) en estos casos es necesario la pronta consulta con su pediatra para que pueda orientar el diagnóstico. Tratándose del llanto excesivo prolongado continuo o paroxístico, se pueden enumerar muchas causas: hipogalactia no descubierta y acentuada con la mala practica del horario rígido. Este llanto simula el de dolor y hasta odinofagia, por que al poner al niño al pecho y no encontrar leche se pone furioso, suelta y se echa para atrás. hiperalimentación, estudios recientes han demostrado que con leche materna o maternizada bien preparada, los niños menores de tres meses nunca comen mas de lo que necesitan y esto es lo que autoriza a esta edad a dar a libre demanda, sin temor a sobrepeso y mucho menos a llanto por exceso de comida. Alergia a proteína de leche de vaca No mas del 18% de los alimentados con formula podrían presentar llanto excesivo atribuible a alergia a proteína de leche de vaca siempre y cuando que se tengan argumentos validos en pro de esta suposición (antecedentes familiares, estigmas alérgicos como dermatitis atópica), esta sospecha diagnostica seria confirmada si el llanto cesa al hacer la sustitución por la leche de soja, lo cual puede tomar unas dos semanas de dieta de eliminación y si reaparece al reintroducirla. Clínicamente no se encuentran diferencias con el cólico infantil. Hay que recordar que un 25% de los niños alérgicos a la proteína de leche de vaca son también alérgicos a la proteína de soja. Intolerancia a la lactosa. Esto puede ocurrir tanto con leche materna como con la de vaca, pero el dolor no tiene horario definido y se espera que haya cierto grado de diarrea con heces ácidas. Se debe suplementar con leche sin lactosa y el llanto debe disminuir en 48 horas.

Reflujo gastro esofagico; Es una causa muy frecuente de llanto excesivo prolongado, sin horario diurno y muy intenso. Se suele acompañar de niño vomitador el la mayoría de los casos y puede tener problemas para aumentar de peso, sangre oculta en materia fecal

Prevención del llanto excesivo y cólicos del lactante menor:

1) Trate de no dejar llorar al niño. Esta demostrado que niños que reciben una pronta atención a su llanto durante los primeros tres meses de vida lloran después mucho menos.

2) En el intento de descubrir por que el niño llora, considere las siguientes posibilidades:

•  El niño tiene hambre, ofrézcale

•  El niño no tiene hambre pero lo que quiere es succionar, dele el chupete

•  El niño quiere que lo alcen, álcelo

•  El niño quieren que le hablen, acaricien

•  El niño esta aburrido y lo que quieren son estímulos y que lo distraigan

•  El niño esta cansado y lo que anhela es que lo dejen tranquilo

•  Si el niño continua llorando después de cinco minutos de cualquiera de estos ensayos, intente otro en la misma forma

•  No se preocupe por la sobrealimentación(este no la admitirá): Usted estará mas tranquila si sabe que el llanto no es por hambre 

•  Asegurese que no este sobreabrigado o con poco abrigo y que no tenga alguna prenda que lo este lastimando (botón, media, cadenita, etc)

AUTOR: Desconocido

FUENTE: Foro Crianza Natural

Si eres el autor de este artículo y consideras que habría que eliminarlo ponte en contacto con nosotros.