Embarazo y parto


El miedo al dolor

Las embarazadas que acuden a nuestras reuniones de los grupos de apoyo coinciden en que tienen miedo al dolor durante el parto.

El miedo al dolor es humano, y más ante algo tan desconocido para las primerizas como es el parto. En los cursos de preparación al parto/educación maternal les preparan para ese momento, pero lo normal es que vayan orientados a un parto medicalizado y poco abierto a plantear opciones distintas. Es cierto que las cosas están cambiando, pero hay mucho camino por recorrer todavía.

El dolor en el parto es algo fisiológico, y siempre tendremos la opción  de  pedir analgesia para el dolor, pero deberíamos saber más sobre el dolor en el parto, los métodos de analgesia que existen y en qué consistes. Algunas entradas interesantes sobre el dolor en el parto las podemos leer en el blog Mujermamá , también en el blog de el parto es nuestro la comadrona Inma Marcos y la psicologa María Paula nos hablan del dolor en el parto:

Pues sin nada de dolor no he visto parir a nadie. Pero mujeres que prácticamente no sintieron dolor hasta el expulsivo unas cuantas. A la hora del expulsivo normalmente se nota más, la cabeza del bebé va presionando y distendiendo los tejidos, abriéndose paso, y cuando está abombando al máximo el periné se siente como si te quemara un “aro de fuego” en la vagina.
También he visto mujeres con mucho dolor en la dilatación y muy poco en el expulsivo.
Cada mujer es un mundo y cada parto es diferente.
Cada mujer tiene su umbral de tolerancia al dolor. O sea que hay mujeres que les duele más que a otras esto de parir.
Pero una cosa es que te duela y otra cosa es que sufras.

En el el blog de la Consulta médica de Lactancia la Doctora Rocío Martín-Gil nos explica la técnica de anestesia epidural y la influencia de la anestesia epidural en la lactancia.

Lo fundamental es ir relajada, bien informada, sabiendo lo que queremos y conociendo las técnicas que existen y la disposición del hospital en el que vamos a tener a nuestro hijo. No dudéis en preguntar a vuestra matrona, visitar el hospital elegido, pedir información y acudir antes del parto a los grupos de apoyo a la lactancia de vuestra localidad.

Si quieres contarnos la experiencia de tu parto puedes acudir a nuestra reunión del jueves 14 de Junio en la sede de San Andrés en Murcia, tendremos una sesión especial de partos y acudirán profesionales de la Atención al Parto Normal de la Región de Murcia a escuchar nuestra opinión y experiencia.


Juntos – La importancia del apego inicial

En este articulo publicado en la revista mundoceleste, nos hablan de la gran importancia que tiene el contacto desde el primer momento para el bienestar del bebe y la madre y el comienzo de la lactancia de forma sencilla y natural, dejando que las hormonas fluyan y todo sean momentos para vivir y recordar con felicidad.

 

Cuando hablamos de apego, nos referimos a ese maravilloso vínculo que se da entre madre y bebé desde que ella se entera que está embarazada y luego se refuerza cuando siente sus movimientos o lo ve en las ecografías, pero es aún mayor el vínculo cuando lo tiene, por fin, en sus brazos. Además, el tiempo que dura el embarazo le ofrece a la madre y a su pareja adaptarse y prepararse para el momento del encuentro con su bebé.

Este apego brinda a la madre y al bebé tranquilidad, seguridad y consuelo frente a la nueva etapa de sus vidas y será el referente para las relaciones futuras del niño. Crear un vínculo especial puede influir con relaciones saludables del bebé en el futuro con otros.

Lo más natural es que una madre y su bebé estén juntos luego de ocurrido el parto. De esta forma, él sentirá el calor y la seguridad que necesita para afrontar la vida. Muchas veces, esto no se lleva a cabo, ya que las madres son separadas de sus hijos por varias horas sin ningún motivo trascendental. Si la madre y el bebé no tienen ningún tipo de complicación, se debe fomentar el contacto piel a piel lo más pronto posible. Esto tiene repercusiones invalorables en el apego y en el éxito de la lactancia.

Ambos se necesitan. Una madre y su bebé, que se mantienen juntos desde el inicio, van a ir conociéndose y reconociéndose mejor. Así, se iniciará en ellos una sólida conexión que durará por siempre. Es en estos momentos que fluye una serie de hormonas en la madre como la oxitocina, llamada la hormona del amor (que aumenta el instinto maternal y lleva a la madre a explorar a su bebé con caricias y miradas), y otras hormonas como las endorfinas (relajan a la madre y contribuyen a que goce esos momentos críticos al lado de su bebé).

Igualmente, el bebé, luego del parto, está más alerta, puede interactuar mejor con su madre, y utiliza mejor sus reflejos de succión y de búsqueda, lo cual favorece a la lactancia.

Es importante que la madre sepa que debe procurar el contacto piel a piel, poner al pecho a su bebé a libre demanda, es decir, cada vez que el bebé quiera. Esto hará que ella comience a producir la cantidad de leche que su bebé requiere.

En los primeros días le ofrecerá a su bebé el calostro, una leche de color amarillo, riquísima en sustancias protectoras y con los nutrientes necesarios. Este calostro se produce en la cantidad que su bebé necesita y que, luego de algunos días, comenzará a producir mayor cantidad de leche, la cual se mantendrá gracias a la succión de su bebé.

Los profesionales de salud involucrados en la atención de la madre y su bebé tenemos la obligación de apoyarla a que tenga una lactancia placentera. Se le debe permitir ejercer su derecho de estar con su bebé lo más pronto posible luego de ocurrido el parto y dejarlos permanecer unidos, lo cual reforzará el apego, el vínculo entre ellos y será el inicio de una lactancia exitosa. Asimismo, nos encargamos de permitirle a la madre que utilice sus instintos al poner al bebé al pecho y observar si está colocándolo adecuadamente y, solo si vemos que necesita ayuda con “el agarre”,  darle el apoyo que necesite.

A la madre le ayudará saber que al poner al bebé al pecho debe estar alineado, muy pegado a ella, con su nariz apuntando al pezón, esperar que el bebé abra muy bien la boca y acercarlo a que tome un buen bocado de pecho (incluyendo el pezón y parte de la areola). Un buen agarre es importante para el éxito de la lactancia.

Finalmente, todas las mujeres tienen el derecho de gozar lo más pronto del contacto con su bebé y dejar fluir sus instintos de madre. Si tiene duda o necesita apoyo, busque ayuda en profesionales expertos en el tema.

Milagros Paz Cárdenas
Obstetra
Consultora Internacional en Lactancia Materna
Directora de Milagro de Vida,
Preparación Prenatal


Los recién nacidos se estresan mucho cuando son separados de sus madres

Lo que todas sabemos.. porque lo sentimos cuando nos separamos de nuestros bebes…
 
El contacto con la piel de la madre relaja a los neonatos. Fuente: Wikimedia Commons.
Una vez que ha nacido un bebé, a menudo éste es separado de la madre para colocarlo en una cuna cercana o para asearlo. Un nuevo estudio, cuyos resultados han aparecido publicados en Biological Psychiatry, revela que esta separación resulta muy estresante para el recién nacido.

Los humanos somos los únicos mamíferos que practicamos la separación de la madre y el recién nacido. Pero, hasta ahora, el efecto de esta práctica sobre los niños era desconocido.

Los autores de la presente investigación midieron la variación de la frecuencia cardiaca de bebés de dos días, cada vez que éstos entraban en contacto físico con sus madres, y cuando los niños estaban solos en cunas cercanas a ellas.

De esta forma, descubrieron que la actividad autónoma neonatal era un 176% más alta y el sueño un 86% menos calmado cuando los niños estaban solos, en comparación con el rato que éstos estaban pegados a sus madres.

Según los investigadores, estos resultados demuestran el profundo impacto de la separación materna en los niños. Ya se sabía que esta separación resultaba estresante para ellos, pero en realidad supone la principal causa de estrés en neonatos.

Por el contrario, el contacto físico directo entre madres y bebés presenta muchos beneficios, como se ha comprobado ya en bebés prematuros. Por eso, los científicos señalan que los médicos deberían incorporar el contacto piel a piel de madres e hijos dentro de las rutinas de tratamiento de los neonatos.

 
 

EL INICIO DE LA LACTANCIA

Sin duda toda la información veraz que recibas a la hora de dar el pecho os facilitará el camino. En este breve resumen, extraido de la web de ser padres, tenéis información  básica, a la que se debería añadir, acudir al grupo de apoyo más cercano,punto crucial donde los haya.
 
 
 
La lactancia materna a demanda es la mejor alimentación que puede recibir un bebé. Los primeros días son fundamentales para establecer las pautas de lactancia y evitar problemas. Con estos trucos te resultará más fácil empezar a dar el pecho a tu recién nacido.

Para el recién nacido

  • Dar el pecho todo el rato que el bebé quiera. La leche del final es la que más sacia y engorda debido a su alto contenido en grasa, aunque la succión sea más lenta y el niño se quede medio dormido. Antiguamente se decía que esa leche ya no alimenta; hoy se sabe que es justo lo contrario.
  • No poner horarios para las tomas; si damos el pecho al bebé la mitad de las veces que lo pide, tenderemos mucha menos leche. Si mama más, tendremos más leche; si mama menos, produciremos menos leche.
  • No interferir en la lactancia con chupetes y tetinas. El bebé en el primer mes se confunde con facilidad con los sustitutos de goma y puede rechazar el pecho, o colocar mal la boca y causar grietas a su madre y poca producción de leche. El pecho materno es el mejor chupete: proporciona alimento, cariño, seguridad…

Para la madre

  • No continuar la toma si causa dolor. Para finalizarla, se aconseja meter el meñique por un costado de la boca del niño para deshacer el vacío que se ha hecho y retirar el pecho sin tirar, pues esto puede lesionar el pezón. Si dar el pecho te está resultando doloroso, pide ayuda a alguien que sepa cómo se debe colocar al recién nacido para que succione sin hacerte daño (la matrona, otra madre…).
  • No lavar el pezón antes y después de la toma, ni aplicar cremas, ni frotarlo. Es suficiente con la ducha diaria y con mantenerlo limpio. El pecho tampoco necesita ninguna preparación durante el embarazo.
  • Si la madre nota los pechos hinchados, conviene que el pequeño amamante con frecuencia.
  • Es importante no comprimir las mamas con sujetadores a presión o discos absorbeleches (que impiden que funcione el mecanismo natural de que la leche goteee y no se retenga). Es mejor cambiarse de ropa a menudo si se moja y, al menos durante la noche, se recomienda no usar sujetador.

Lactancia y embarazo

En numerosas ocasiones en Lactando recibimos consultas de mujeres embarazadas que nos preguntan si pueden dar el pecho estando embarazadas, o si el hacerlo implica riesgo de aborto. En la actualidad no existen estudios médicos que indiquen que la lactancia está contraindicada en un embarazo normal.

La información científica, objetiva y actualizada es importante para contrarrestar el efecto que tienen los mitos y las leyendas sin fundamentación, que confunden a la mujer embarazada.

Podemos encontrar información actualizada sobre este tema en el centro de documentación médica del servicio murciano de salud.