CANDIDA ALBICANS

Relación entre la cándida oral del infante y el dolor de pezón o pecho en las madres lactantes

Introducción
Las infecciones de cándida, las cuales afectan las bocas de los bebés y los pechos de las mamás, pueden convertirse en una amenaza a la continuación del amamantamiento debido al intenso dolor que pueden provocar. Un problema es que las infecciones de cándida en el pezón y en el seno son difíciles de diagnosticar. Otro problema es que tanto la mamá como el bebé pueden no parecer estar infectados, pero pueden estar colonizados con cándida, causando que se re-infecten. Por último, existe muy poca información en la literatura médica sobre las infecciones de cándida describiéndola como una infección que causa dolor en el pecho y en el pezón.

Apariencia de la cándida
La cándida en las membranas mucosas de la boca y la vagina es de color blanco. Infecciones de cándida en la piel, como el área del pañal, debajo de los brazos, debajo de los pechos y en el área genital se ven en las personas de tez blanca como parches rojos. En las personas de tez oscura, los parches son de color más oscuro. La piel de los pezones infectados puede verse no muy diferente a la piel de los pezones saludables.

Factores que predisponen a la cándida
Se ha encontrado en algunos estudios que los pezones lacerados, la terapia de antibiótico post-parto y el hongo vaginal son algunos de los factores que predisponen la piel a esta infección. [1,15] Mientras más progresa el embarazo, más aumenta la incidencia de hongo vaginal. El infante puede contaminarse con el hongo de su mamá en el momento del parto. Es por esto que el tratamiento del hongo vaginal durante el embarazo es tan importante.

Cómo detectar la cándida en el pezón y los senos
El dolor intenso que acompaña la infección de cándida del pezón o del seno puede llevar a un destete prematuro. Es por esto que la detección y el tratamiento temprano son tan necesarios. Muchas mujeres utilizan la palabra “ardor” cuando describen su dolor. Una madre describió su dolor de la siguiente manera: “Mi pezón se siente como si tuviera pedazos de vidrio en él.” Algunas madres con infecciones de cándida informan sentir un dolor punzante y ardor en los senos durante y/o después de la tetada. Una madre describió su dolor de la siguiente manera: “Quince minutos luego de amamantar, sentía como si la saliva de mi bebé fuese un ácido que lentamente subía dentro de mis pechos quemándome.” Algunas mujeres experimentan un dolor que le atraviesa la espalda además del dolor en los senos. Una mujer dijo que su dolor se sentía como si tuviese “un nervio pillado.” Es difícil detectar y confirmar la presencia de cándida en el pezón, ya que rara vez se puede obtener un cultivo. [1] No existe ninguna prueba que demuestre que la colonización normal de cándida en la piel se ha convertido a una infección invasiva. Hay muy pocas señales que se ven en los pezones y tanto el bebé como la mamá pueden no presentar síntomas, así que es apropiado tratar a la mamá como al bebé basándose en la descripción de la madre de su dolor. Este dolor intenso debe ser resuelto lo más pronto posible, para que se pueda continuar el amamantamiento.

Tratamiento para la madre y el bebé
El tratamiento de la madre y el bebé debe ocurrir simultáneamente, aún si sólo uno de ellos demuestra síntomas. El médico del bebé puede recetar el medicamento para los pezones de la mamá. Si el pezón se encuentra lacerado, puede que exista una infección bacterial acompañando la infección de cándida. Otras mujeres pueden presentar inflamación. El tratamiento simultáneo de los pezones con un ungüento antibacterial tópico o un ungüento esteroide acompañado con el ungüento fungicida puede ser efectivo. [9] Si el bebé se chupa los dedos éstos también deben recibir tratamiento. [10] Si otros familiares tienen una infección de hongo (salpullido en el área del pañal, infección de hongo vaginal, hongo en los dedos de las manos o de los pies, picor de atleta, etc.) también deben recibir tratamiento. La humedad que dejan algunas toallitas para limpiar bebés y la maicena (fécula de maíz), un ingrediente activo en algunos talcos de bebé, pueden promover el crecimiento de hongos.

Nystatin
En la boca del bebé: Las células del hongo se reproducen en una hora, así que es más efectivo el administrar la suspensión oral de Nystatin cada tres horas si la infección no mejora tan rápidamente como se anticipaba. [10] Cuando se trata de la suspensión oral de Nystatin, es importante agitar la botella bien antes de usarla. Se coloca una cantidad pequeña (un mililitro) en una taza pequeña. Utilizando un palito con punta de algodón, se cubre con Nystatin todas las áreas dentro de la boca del bebé —   entre los cachetes y la encía, en la lengua, debajo de la lengua, en el paladar y entre los labios y las encías. Al contrario de otros medicamentos que funcionan una vez se tragan, el Nystatin debe estar en contacto directo con el hongo. La medicina que sobre en la taza se le puede dar de beber al bebé.

En los pezones de la madre: Luego de la tetada, la mamá se puede enjuagar los pezones con una solución de una taza de agua mezclada con una cucharada de vinagre. Se secan los pezones y se aplica el ungüento fungicida cada tres horas o luego de cada tetada. Antes de amamantar, se enjuaga suavemente todo residuo de medicamento. Si utiliza toallitas de pecho, se cambian luego de cada tetada. Nystatin en ungüento es recetado comúnmente para los pezones de las madres. “Otros ungüentos funguicidas que se pueden utilizar si el Nystatin no es efectivo, o si el hongo recurre son: 2% ketoconazole, nitrato de miconazole y clotrimazole.” [12] Si los pezones se encuentran tan adoloridos que hasta duele el contacto con la ropa, los caparazones de seno (breast shells) pueden ser de gran alivio.

Violeta de genciana
El Nystatin es más de un 80% efectivo en la cándida oral del infante, [4] así que habrá veces en que otros fungicidas serán necesarios para combatir el hongo. La cándida puede crecer dentro de varias capas de la piel. La violeta de genciana penetra estas capas, así que puede resultar muy efectiva si otros fungicidas no ayudan. Cuando se utiliza la violeta de genciana para la boca del bebé y/o los pezones de la madre “un 0.5% o 1% (en agua —   no en alcohol) de solución de violeta de genciana debe ser utilizado y limitado su uso a tres días, aplicándose la solución una o dos veces al día.” [13] La violeta de genciana puede utilizarse a la vez con otros fungicidas.

Clotrimazole
Para hacer la gelatina de clotrimazole, el farmacéutico mezcla el polvo de una tableta de 10 miligramos de clotrimazole con cinco mililitros de glicerina. Esto se aplica a la boca del bebé y a los pezones de la madre cada tres horas, durante cinco aplicaciones. [11] Hay suficiente medicamento en esta receta para cinco aplicaciones. Si la infección continúa, se puede usar una segunda receta.

Fluconazole
“En casos severos, el uso de medicamentos fungicidas sistemáticos se debe considerar, luego de evaluar cuidadosamente el diagnóstico.” [12] Para dolor punzante en los senos, la madre puede tomar 100 miligramos de fluconazole una vez al día por 14 días. La cantidad de fluconazole que recibe el bebé a través del amamantamiento no es suficiente para tratar el infante. [7] El bebé necesitará su propio medicamento. [7] Hay preparaciones de fluconazole para infantes y “está aprobada por el FDA como seguro para neonatos de un día o más.” [7]

Miconazole
En Australia y Europa, se encuentra disponible el Daktarin en gelatina oral para la boca del bebé y para los pezones de la madre.

Formas de disminuir la propagación de cándida
Debido a que otros miembros de la familia también pueden estar en contacto directo, es fácil la propagación de la infección de cándida.

• El lavarse las manos bien es importante. Lávelas con agua tibia y jabón, frotando por lo menos 15 segundos.

• Utilice papel toalla desechable para secar las manos, ya que el hongo puede sobrevivir en toallas húmedas.

• Utilice las toallas de baño sólo una vez y luego lávelas.

• Las toallas y otras piezas de ropa que estén en contacto con el hongo deben ser lavados en agua bien caliente (sobre 50° C o 122° F). Déjelas secar al sol, si es posible. El uso de la plancha ayuda a matar el hongo.

• Utilice un sostén limpio todos los días o más frecuentemente.

• Hierva todos los aditamentos que hayan estado en contacto con la boca del bebé (chupones/pepe/ bobo, mamaderas, juguetes de dentición) y todo lo que haya estado en contacto con la leche materna (partes de la máquina de extraer leche, caparazones de seno, toallitas de seno de tela y aún el sostén ) por 20 minutos., una vez al día.

• Luego de una semana, deseche todas las mamaderas y chupones/pepe/bobo y compre nuevos.

• El congelar no mata el hongo, [14] así que ofrezca al bebé la leche extraída durante la infección de cándida dentro de 24 horas de extracción. Si la leche materna fue almacenada en el congelador durante un episodio de cándida, se puede hervir para así matar la cándida.

• Piense en los lugares en que el hongo se puede esconder. Examine a las mascotas y animales de granja, especialmente en las orejas. Adquiera nuevos cepillos de diente para toda la familia. Una mujer descubrió que su retenedor dental era su fuente de re-infección.

• Una solución de 3/4 taza de cloro añadida a un galón de agua (o 2 cucharadas de cloro añadidas a 2 2/3 tazas de agua) se puede utilizar para desinfectar superficies como el cambiador de pañal, muebles de bebé y juguetes. Pase un paño con la solución de cloro, enjuague y permita que seque al aire.

• Si no se ve mejoría en la infección de cándida, la madre puede tratar de reducir de su dieta las azúcares y los productos lácteos. [8] Algunas mujeres reportan que le ha sido de ayuda el añadir acidophilus, ajo, zinc, vitamina B (de otra fuente que no sea levadura) a su dieta. Un cuerpo sano es la mejor defensa en contra del crecimiento de cándida. [3,6,16]

Kay Hoover, M Ed, IBCLC, 613 Yale Avenue, Morton, PA 19070-1922 phone & fax (610) 543-5995 8/86

 

 

Bibliografía

1  Amir LH, et. al. “Candida Albicans: is it associated with nipple pain in lactating women?” Gynecologic and Obstetric Investigation 41: 30-34, 1996.

2  Amir L, Hoover K, Mulford C. “Candidiasis & Breastfeeding (Unit 18).” Lactation Consultant Series. New York: Avery Publishing Group, 1995.

3  Baumslag N, Michels DL. A Woman's Guide to Yeast Infections. New York: Pocket Books, 1992.

4  Casto DT. “Many suitable antifungal agents exist for treating thrush in children.” Infectious Diseases in Children 8(5): 22, 34, May 1995.

5  Charnow JA. “Doctors face rising number of candida infections.” Infectious Diseases in Children 7(10): 32, October 1994.

6  Crook W. The Yeast Connection and the Woman. Jackson, Tennessee: Professional Books, 1995.

7  Hale TW. Medications and Mother´s Milk, 5th edition. Amarillo, Texas: Pharmasoft Medical Publishing, 1996.

8  Horowitz BJ, Edelstein SW, & Lippman L. “Sugar chromotagraphy studies in recurrent candida vulvovaginitis.” J Reprod Med 29: 441-43, 1984.

9  Huggins KE, & Billon SF. “Twenty cases of persistent sore nipples.” Journal of Human Lactation 9(3): 155-160, 1993.

10  Hughes WT. “Persistent thrush in young infants.” The Pediatric Infectious Disease Journa l 6(11): 1074-1075, 1987.

11  Johnstone HA, & Marcinak JF. “Candidiasis in the breastfeeding mother and infant.” JOGNN 19(2): 171-173, 1990.

12  Lawrence, RA. Breastfeeding: A Guide for the Medical Profession, 4th edition. Philadephia: C. . Mosby Company, 264-265, 492.494, 1994.

13  Piatt JP, & Bergeson PS. “Gentian Violet toxicity.” Clinical Pediatrics 756-57, December 1992.

14  Rosa C, et. al. “Yeast from human milk collected in Rio de Janeiro, Brazil.” Rev Microbiol 21(4): 361.63, 1990.

15  Tanguay KE, Mc Bean MR, & Jain E. “Nipple candidiasis among breastfeeding mothers.” Canadian Family Physician 40: 1407-1413, 1994.

16 Towbridge JP, & Walker M The Yeast Syndrome. New York: Bantum, 1986.