Crianza


Lactando recomienda “Lo que hacen las madres sobre todo cuando parece que no hacen nada”

“La mayoría de la gente está de acuerdo en que ser madre es un trabajo muy duro. Pero ¿cuál es exactamente el trabajo de una madre? En esto hay menos acuerdo. La gente parece pensar que cuidar a un bebé no tiene nada que ver con el trabajo que se supone que debe hacer una madre”

“Las frases que más repiten las madres son  “NO HAGO NADA” y “no consigo hacer nada”. Así es como describen su experiencia. Deberíamos escuchar atentamente y preguntarnos qué significa “no hacer nada”. Antes se suponía que era la ausencia de “hacer algo”. Pero al escuchar lo que dicen las madres, parece que es una experiencia en sí misma. (…) Cuando una madre considera su forma de utilizar el tiempo como “no hacer nada” es incapaz de ver lo que hace como parte de un cambio deseable y significativo. Como no ve ningún cambio, puede pensar que la acción (o inacción) maternal de estar con su bebé no tiene ningún valor

“Cada madre construye un puente que conecta a su hijo con la sociedad que todos compartimos. Si es un buen puente, su hijo podrá utilizarlo para acceder al mundo exterior. Ese puente está basado en su relación mutua. Si se puede relacionar bien con su hijo, éste tendrá la oportunidad de convertirse en una persona que se relacionará bien con nosotros. El conjunto de nuestra sociedad depende de cómo se relacione cada madre con su hijo. Ése es su TRABAJO MATERNAL”

“Los bebés no suelen confirmar que las madres hacen las cosas bien. A una madre la tranquilizaría que su hijo le dijera de vez en cuando: “¡Anímate, mamá! Te estás relacionando muy bien conmigo.” Pero los bebés no pueden hacer esto. Una madre puede sentirse muy sola e incomprendida (…)”


Naomi Stadlen


“Cuando la Teta es mala para el negocio”

Acaba de publicarse la tercera edición, actualizada, de “The politics of breastfeeding. When breasts are bad for business” (La política del amamantamiento. Cuando los pechos son malos para los negocios). Su autora Gabrielle Palmer, nutricionista y activista que ha trabajado para la Universidad de Londres, UNICEF y diversas ONGs, causó con la primera edición de este libro, hace ya más de veinte años, un autentico revuelo por su denuncia de la alienación a la que son sometidas las mujeres y de los métodos coercitivos de la industria de la alimentación infantil. Hoy considera que sus palabras son más necesarias que nunca. Emilio González, con el consentimiento de la autora, nos traduce una parte de un capitulo. (más…)